martes, 29 de mayo de 2012

Verdadera pesadilla...

Con la visión nublada apenas distinguía las siluetas que conformaban la habitación, el sol radiante daba un aspecto lúgubre. Se incorporo y camino hacia la puerta, nunca había visto este sitio, giro y trato de distinguir algún rasgo familiar en la habitación, repaso palmo a palmo cada mueble, cada esquina, pero nada le permitía recordar quién era. Congelada sin poder moverse escucho unas pequeñas risas que la sacaron del trance, camino hacia el sonido de la habitación contigua. Las dos niñas jugaban en la cama, el cuarto tenía el mismo aspecto, una cama, un pequeño buro, muros grises y una bombilla en el alto del techo, era todo lo que había. Regreso sobre sus mismos pasos, seguía intentando recordar quién era, cuando vio una tercera habitación; se acerco poco a poco. Al fondo las mismas características en la cama un hombre sentado viendo al suelo su aspecto triste y desolador la dejos sin palabras, dio la vuelta y seguía haciendo la misma pregunta ¿Quién soy? Paso las horas contemplado la nada, observo salir al hombre de la habitación, lo vio regresar con una mochila, lo vio comer y escucho ruidos dentro de la habitación, ella permaneció sin decir palabra alguna, cuando escucho la voz de una niña decir –Tengo hambre– se levanto y busco en los cuartos, salió al pasillo y cayó en cuenta.. Solo en la habitación del hombre hay comida. Camino a paso corto, no sabía que decir, ¿cómo pedir la comida?, no sentía hambre pero las niñas esperaban que regresara con comida. Se quedo parada en la entrada del cuarto respiro profundo, ensayo en su cabeza varias formas de pedir comida e incluso de rogar por ella, cuando volvió a mirar se encontró con el hombre acostado en la cama dormido, la comida estaba sobre el buro, solo tomo dos pedazos de pan y dos piezas de pollo las llevo a las niñas y se sentó mientras ellas comían ahora las preguntas eran más ¿Quién es él? ¿Quiénes son ellas? ¿Quién soy yo? Se fue a la habitación contigua y se tiro en la cama. Los ruidos la despertaron, se incorporo y salió al pasillo, se sorprendió ver una mesa, llena de zapatos viejos de todos colores y tamaños, una mujer buscaba y por fin vio un rosto conocido sin pensarlo pregunto –¿Qué pasa?– la respuesta no era la que esperaba pero le dio más un esperanza y un nombre. –buenos días, nada tengo audiencia, me urge encontrar unos zapatos, el caso es difícil todas las pruebas están en tu contra, pero tengo una idea, buscare llevar a mis hijas a la casa, como un arresto domiciliario, y argumentare que es necesario que estés con ellas, eso me permitirá que no te quedes aquí y podamos llevar el proceso tranquilo. No tienes posibilidades de libertad, pero podremos alargar todo, en un dado caso hacer todo para que nunca termine y quedes en la casa sin tener que regresar aquí– En hombre entro y salió de la habitación realizo la misma rutina, las carcajadas de las niñas se escuchaban, el sol se colaba por la diminuta ventana … continuara.

martes, 8 de mayo de 2012

Escribir es la única manera por la cual uno puede crear o deshacer ideas.

Últimamente la pasión por la escritura, se ha esfumado, más bien he perdido el tiempo en otras acciones, las cuales han sido poco productivas. Los días han trascurrido con pocas novedades, lo único real es que el tiempo se ha convertido en una maquina devoradora, nunca se detiene. Han pasado casi 5 meses desde que hice mi última publicación y no porque desista de escribir, sino, porque las restricciones en mi maquina evitan que mis ideas sean publicadas rápidamente. Tengo tres sueños., dos relatos y un pequeño cuento que prometo subir próximamente, pero mientras dejo ciertas dudas que me hateen a diario. Las relaciones amorosas entre hombres y mujeres han cambiando, tanto que hoy en día me topo con amigas que llevan lo que yo defino una relación tormentosa. La plática del último café estaba llena de cuestionamientos negativos hacia el amor: primero una de ellas que tienen un novio desde hace tiempo preguntaba ¿En qué momento el amor se convierte en una rutina? ¿Porqué ver a mi novio se ha convertido en algo como, bañarme o ponerme los zapatos? La verdad lo desconozco, pues mi noviazgo fue tan efímero que no tuve tiempo para quejarme. Otra al contrario decía que su novio parecía tener una relación con ella a escondidas o rara siempre después de cierta hora él desaparece y para ella es imposible localizarlo. Ella ha cuestionado su actitud al parecer no hay razón alguna, pero ahora es mi amiga la que tiene esa necesidad desesperada de localizarlo y la razón es solo para platicar unos instantes con ella. Tengo una adolescente con un noviazgo de un año, cada día, siempre me encuentro con una jovencita que no soporta la idea de estar lejos del novio y en las redes me encuentro un novio desesperado por estar junto a su novia. A los 30 las relaciones cambian tanto, que no dejo de sorprenderme