Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2013

Dime mujer. (Tomás Segovia)

Dime mujer dónde escondes tu misterio
mujer agua pesada, volumen transparente,
más secreta, cuando más te desnudas.
cuál es la fuerza de tu esplendor, inerme
tu deslumbrante armadura de belleza.

dime no puedo ya con tantas armas
mujer sentada, acostada, abandonada
enséñame, el reposo, el sueño y el olvido
enséñame la lentitud del tiempo.

Mujer tú que convives con tu ominosa carne
como junto a un animal bueno y tranquilo.
Mujer desnuda frente al hombre armado
quita de mi cabeza este casco de ira
calmame, curame, tiendeme, sobre la fresca tierra,
quitame este ropaje de fiebre que me asfixia,
hundeme, debilitame, envenena mi perezosa sangre,

Mujer roca de la tribu desbandada
descíñeme estas mallas y cinturones de rigidez y miedo
con que me aterro y te aterro y nos separa.

Mujer oscura y húmeda pantano edénico
quiero tu ancha, olorosa, robusta sabiduría,
quiero volver a la tierra y sus zumos nutricios
que corren por tu vientre y tus pechos y que riegan tu carne,
quiero recuperar el peso y…

Pasatiempo (Mario Benedetti )

Pasatiempo
Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía.

Luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque un océano
la muerte solamente
una palabra.

Ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros.

Ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.

Confusión

12 de noviembre de 2012 Entre hormigas de colores gemido de dolor pase la noche más sensible de mis últimos recuerdo, soñar solo son rafagaz de locura concreta!!!
Las frases en cabeza dejan el sentido romantico y se convierten en destrellos que asustan el sueño.

Hoy al despertar volví a sentí esa molestia.

Hoy al despertar volví a sentí esa molestia.

Y la primera vez que lo hice me causo cierta frustración.
 29 de septiembre de 2009 11:30 am.
Llegue a la cita estaba frente a la puerta, (toc, toc) llame, una mujer me abrió, me indico donde tomar asiento mientras la puerta se cerro. Lo primero fue decir mi nombre ocupación y el asunto que me hizo dar el paso y justamente en ese momento entendí que ni yo lo sabía.

Así que comente todo lo que pude, mi hija, mi marido, la escuela, el servicio, mis maestros, mis amigo, todo lo que me rodeaba hasta mi pobre perro y al final seguía sintiendo esa sensación molesta; que pesa, que se siente en la boca del estomago, en la cabeza, en cada paso que daba, pero que no supe decir que era.
Ella me escucho, pero no se dio cuenta, que todo eso era parte de mi vida actual y no dije nada del pasado de mi vida familia, pues nada de lo anterior me hacia sentir mal.
A todo lo anterior la psicóloga me recomendó tomar reposos, un té, hacer ejercicios con la resp…